Viajando por mi experiencia

Recién comencé un Curso de Redes Sociales, después de tanta  resistencia a incursionar en estas nuevas tecnologías. Es que ahora cuando te encuentras con alguna amiga, en vez del saludo  del hola qué tal,  de hace unos años se pasa directamente al ¿tienes Facebook o Whatsapp? y siempre respondo con un triste no, casi me siento como si viviera  en una galaxia paralela.  Y no es que no navegue por internet, más de una duda que he aclarado en algún foro, pero siempre como espectadora, no   si por timidez, y las pocas veces  que he querido opinar o decir sencillamente me gusta, sale una nota – debes estar registrada- , y ahí termina mi relación con la página accedida.

Pues lo primero fue abrir una cuenta en Facebook, para mi, la mas temida, pero al ir viendo que en cada dato que introducíamos daba la posibilidad de configurar la privacidad como público, oculto o privado ya me fue interesando; la idea de comunicarme con otras personas incluidas familiares y amigos ya no parecía tan arriesgada.

Twitter enseguida me gustó, me hice seguidora, primero de mis compañeros de clases, después de programas de la tele y artistas preferidos y a continuación ya tenía seguidores, ya me sentía casi famosa.

You Tube, después de ver algunas de sus funciones, realizamos un vídeo, de pocos segundos y con plantillas contenidas en el sitio, añadimos fotos y música, icono PUBLICAR y hala ya teníamos nuestro primer corto en la red, pues como si de una cría de 4to de primaria se tratara, emocionadísima  había hecho mi primer “film”.

Al día siguiente al revisar los twits en casa, uno decía traer currículum, le tocaba el turno a Linkedin el cuál al aplicar la teoría antiquísima de los 6 grados de separación, permite llegar a más personas de las conocidas para buscar empleo, además de mantener tus datos profesionales y de estudio actualizados, permite incluir cualidades personales, y que sean confirmadas por otros, detalle  que puede ser determinante en estos momentos en que el mercado laboral  es tan competitivo.

No habíamos terminado con ello cuando nos pidieron pensar en un tema para un blog y aquí estoy en mi último día de curso intentado comentar mi experiencia con WordPress, puedo decir  que por fin diviso la Tierra, ya no me siento tan distante, por fin aterrizo y no como simple observadora, ahora puedo dar las gracias a RANDOM, la academia que me ha permitido el viaje, agradecer a más de un compañero, y por qué no, a todos, sin ellos y sin el profesor no hubiera sido posible. He leído por algún sitio que un blog contribuye al diálogo, incrementa la creatividad y que quizás con el tiempo se puede encontrar algún fan o no, pero lo más importante para mi sería saber que pueda llegar a otros, que como yo, hace 10 días no se atrevían a incursionar en estas Redes Sociales.

PARACAIDAS